¿Y tú qué deseas?

Un pie en el Camino

Es una buena pregunta, ¿verdad? Pues tengo unas cuantas más...

  • ¿Cuáles son tus sueños?
  • ¿Qué echas de menos?
  • ¿Qué sientes en tu día a día?

Yo me he hecho esas mismas preguntas, y te voy a decir un poco lo que yo pienso, a ver si estamos en la misma onda. Y si no, porfa, escríbeme y ayúdame a entenderte mejor. ¿Trato?


Mira, yo creo que las cosas importantes son vivir la vida acorde a lo que quiero hacer en cada momento, el servicio a los demás a través de lo que sea que estoy haciendo, y ser siempre honesta conmigo y con los demás.

Me indigna la falta de implicación de las personas para solucionar las cosas, que se quejen y no hagan algo al respecto, que le den vueltas a lo mismo sin parar y sin encontrar soluciones, el egoísmo, la deshonestidad, los radicalismos, y la estupidez.

Necesito sentir que mi vida tiene significado. Que lo que hago con mi tiempo de vida implique un cambio para mí misma y para la sociedad. Que mi huella, aunque no sea famosa ni millonaria, haya implicado servicio a los demás también.

Y al mismo tiempo necesito sentirme libre, ir y venir a mi ritmo, expandir horizontes físicos, mentales y emocionales, eligiendo con quién compartirlo.

Te voy a confesar uno de mis mayores miedos, que tengo desde que era un pegote... Me daba muchísima pena, y todavía me pasa si lo pienso, no poder conocer a cada persona de este planeta. Me atormentaba la idea de no conectar con todo el mundo. Más tarde crecí y pensé, vaya tontada, ¡si es que es imposible!

Todo es imposible si no lo hacemos posible. Y viajando, hago todo lo posible porque ese miedo cada vez sea más pequeño, porque cada vez conozco más personas, compartimos nuestras historias, aprendemos unos de otros, y eso me hace sonreír cuando el “miedo ataca de nuevo”. Disfrutar de esas pequeñas grandes cosas, mi corazón se agranda más y más.


Cuando no hago eso, me siento atrapada, en una jaula que solo yo siento, pero claro, ¿por qué quejarse si hay peores situaciones?

Pues sí, tenemos derecho a quejarnos si no nos gusta lo que tenemos. Porque la queja es el primer paso para darnos cuenta que algo anda mal y encontrar la solución.

También es cierto que tenemos derecho a elegir, y puedes elegir seguir con tu rumia mental, y la sensación de inquietud y pena constante, distrayéndote con el trabajo y los colegas para obviar lo que todo tu ser te está pidiendo hacer. Hasta que un día, años más tarde, no aguantes más y te des cuenta que has tirado años a la basura.


Sin embargo, te prometo algo...

Una vez que has experimentado un viaje auténtico, has probado el paraíso, y no te vas a conformar con menos.

Yo te aporto, si lo necesitas, la seguridad de dar el Paso que deseas de la mano de alguien que ya lo ha hecho, porque he pasado por tu misma situación.


"Es peligroso Frodo, cruzar tu puerta... 

Pones tu pie en el camino, y si no cuidas tus pasos,​

nunca sabes a dónde te pueden llevar"

- Bilbo Bolsón -

Yo te lo digo...

Te conduces a ti mism@

Y eso, amig@ mío, es oro puro...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat